Crítica: Good Omens

15 jul. 2019

¡Hola Foreverlanders! He vuelto por fin tras ¿6 meses? Terminé la universidad el mes pasado pero como me estuve preparando el Advanced ( el C1 de inglés, vamos) para presentarme a finales de mes, pues lo cierto es que no he tenido demasiado tiempo libre. Lo bueno es que ya ha empezado el verano para mí y lo primero que he hecho para inaugurar mi libertad ha sido ver Good Omens. Cuando salió la serie y vi las buenas críticas que tenía, además de lo encantado que estaba el fandom, supe que tenía que verla. No he quedado nada decepcionada y ya es la tercera vez que me la veo en estas semanas porque me gusta demasiado, así que estoy más que preparada para hacer esta reseña:



Sinopsis:
"El Apocalipsis y el Juicio Final se acercan para destruir a la humanidad. Los ejércitos del Bien y el Mal se agrupan, la Atlántida está resurgiendo, llueven sapos y los ánimos están alterados. Todo parece camino de la destrucción, sin embargo, el ángel Aziraphale y el demonio Crowley, que han convivido entre los mortales en la Tierra y han vivido como ellos, se unen para encontrar una solución."


Hace 6000 años, Aziraphale y Crowley se conocieron en el Jardín del Edén, ambos en opuestos bandos, el día en que Adán y Eva fueron expulsados del paraíso. Llevan desde entonces conviviendo en la Tierra con los humanos, tratando respectivamente de hacer el bien y el mal.





Aziraphale es el orgulloso propietario de una vieja librería y Crowley disfruta de dar paseos en su antiguo Bentley.

Sus encuentros a lo largo de los años han formado un lazo muy profundo entre ambos y acostumbrados a sus encuentros en el St James Park y los simples placeres mortales de la comida del Ritz, ninguno de ellos está dispuesto a renunciar a su vida y enfrentarse a una guerra en la que para toda la eternidad solo quedará uno de los bandos: el Cielo o el Infierno.




Pero la llegada del Anticristo reclama el fin del mundo. Por ello, Crowley y Aziraphale deberán aliarse para tratar de salvar el mundo que tanto aman y que los ha unido.




La premisa de la serie es muy interesante. Siempre me han gustado las historias de ángeles y demonios y no hay demasiadas series de esta temática.





Que sea además una adaptación de un libro de Neil Gaiman (y Terry Pratchett) ya sube las expectativas. Por esa razón empecé la serie con muchas ganas y tengo que decir que no me ha decepcionado nada, es más, ha superado mis expectativas.


No he terminado de leer el libro todavía (me llegó ayer y llevo solo unas 100 páginas) pero de momento me parece que es una muy buena adaptación y eso es siempre un punto a favor.




Los personajes se han hecho un hueco importante en mi corazón y me he sentido muy identificada con ellos.

Estamos acostumbrados a tantos personajes que hacen todo bien que cuando encontramos algunos que no son para nada perfectos (a pesar de ser celestiales, demónicos o de otra naturaleza) es un soplo de aire fresco.



Me encanta que los personajes metan la pata una y otra vez y justamente más de la mitad de los problemas que sufren en Good Omens, es por equivocarse. (Y porque Crowley y Aziraphale comparten neurona, son tontísimos pero se hacen de querer).

El cast es maravilloso y creo que no podía haber nadie mejor para interpretar a Zira que Michael Sheen, todas sus expresiones son auténticas joyas y consigue transmitir tantísimas emociones distintas con solo el brillo de sus ojos...
Siempre he sido fan de David Tennant desde sus papeles en Harry Potter y Doctor Who, y aunque adoro su Crowley, es la interpretación de Michael la que me ha sorprendido. 
No conocía al actor y he quedado encantada con su trabajo.




Tienen una gran química entre ambos y consiguen captar a la perfección la psyche de sus personajes. Además me encanta el contraste entre los estilos de ambos (yo me he enamorado de las gafas de sol de Crowley).


La fotografía es también muy bonita y tengo que hacer una mención especial a la intro y la banda sonora. Tengo metida en la cabeza la música del inicio pero no puedo quejarme porque me parece absolutamente maravillosa.


Pero lo que sin duda quiero destacar, es lo bonita que es la historia de Crowley y Aziraphale. 
Es difícil encontrar historias de amor en las que no todo gire en torno al contacto físico y la necesidad de que siempre haya sexo.
Neil Gaiman y los propios actores han confirmado que Crowley y Aziraphale están enamorados (no considero esto spoiler porque desde el principio actúan como una pareja de casados) y estoy muy contenta porque por fin en la comunidad LGBT podemos encontrar una representación tan sana y bonita y en la que, como ya he dicho, no hace falta un constante contacto físico. 


Crowley y Zira hacen cualquier cosa el uno por el otro y se miran con todo el amor del mundo, y eso para mí es lo más importante. A pesar de todas las adversidades, lo que les une es mucho más importante y consiguen mantenerse a flote estando juntos.

Good Omens me ha dejado el corazón muy calentito. Normalmente en las series siempre hay momentos en los que lo paso mal, pero con GO esto no me ha pasado y los episodios consiguen levantarme el ánimo en un instante. Es una serie muy dulce en ese sentido, es entretenida, los personajes son inolvidables y no hay nada de lo que pueda quejarme realmente. ¿Qué más puedo decir?


Los episodios duran poco menos de una hora y solo hay seis, así que se pueden ver de una sentada (que es lo que yo hice la primera vez). Os recomiendo verla varias veces si os gusta, porque cada vez descubres un nuevo detalle en el que no te habías fijado antes; y esas diferencias en cada revisión es lo que, en mi opinión, hacen muy grande a la serie.

Os recomiendo que la veáis porque sinceramente es lo mejor que he visto este año y hacía mucho tiempo que no me quedaba tan contenta tras ver una serie.

Os dejo el tráiler por aquí abajo para que le echéis un vistazo y os animo a darle una oportunidad.



Eso es todo en la entrada de hoy. Estoy pensando en hacerle un lavado de cara al blog, html es un poco infernal así que posiblemente acabe pidiendo ayuda y bastante harta, pero me gustaría cambiar un poco el diseño y quizá las estructuras de las entradas. 
Hay muchas cosas que quiero hacer este verano y entre ellas quiero dedicarme a revivir un poco esto, seguir escribiendo la segunda parte del Proyecto Norse y recuperar el hábito de lectura, no sé si me dará tiempo a todo pero me gustaría intentarlo. 
Este año he leído muy poco entre la falta de tiempo y el bloqueo lector por el que he pasado. Salvo algunos libros para documentarme, he estado bastante alejada del mundo literario así que espero también ponerme al día con mis lecturas atrasadas. 
Y tengo ganas de pasarme por vuestros blogs y ver qué se cuece estos días por la bloggosfera, así que esperadme por allí <3