Reseña: Las Pruebas de Apolo. La Profecía Oscura

12 mar. 2018

¡Hola Foreverlanders! Estos días he estado dibujando y escribiendo a ratos por lo que estoy bastante contenta; la universidad me ocupa bastante tiempo pero de momento no me estoy agobiando demasiado porque para las fechas de entrega de los trabajos en grupo aún queda mucho (recordadme esto dentro de unos 20 días porque ya veréis mis niveles de estrés jaja)
Pero bueno, hoy os traigo de nuevo una reseña que tengo atrasada. Esta vez se trata de la segunda parte de Las Pruebas de Apolo, la saga de Rick Riordan que tiene al dios Apolo como protagonista. Era otra de las lecturas que esperaba leer este 2018 y la verdad es que lo he disfrutado un montón. Ahí va la reseña:

Sinopsis:
"Todo el mundo sabe que no hay que meterse con Zeus, pero su hijo Apolo parece no darse cuenta.


Para castigarlo, el dios del trueno decide mandarlo a la Tierra bajo la apariencia de Lester, un adolescente granujiento y sin poderes, claro. 
Ahora, el único modo que Apolo tiene de regresar al monte Olimpo es devolviendo la luz a las profecías de los oráculos que se han oscurecido.
Pero, ¿qué podrá hacer un Apolo desprovosto de poderes?


Tras superar una serie de pruebas peligrosísimas (y, para que engañarnos, bastante humillantes) en el Campamento Mestizo, se embarcará en un viaje a través de Estados Unidos para conseguir localizar todos los oráculos. Por suerte, todo lo que ha perdido en poderes lo ha ganado en amistades, así que no va a tener que arreglárselas solo."



La Profecía Oscura es la segunda parte de Las Pruebas de Apolo.
1. Reseña El Oráculo Oculto


Después de lo sucedido en el Oráculo Oculto, Apolo debe seguir buscando el resto de oráculos y liberarlos. Esta vez le acompañan el semidios Leo y la ex-titana Calipso junto a su dragón metálico Festo. Juntos deberán enfrentarse a una nueva amenaza: el Nuevo Hércules, recuperar el Oráculo e intentar devolver a Apolo su inmortalidad. Además Apolo buscará recuperar la amistad de Meg y hacerla ver quién es el verdadero villano. 

Tras perder a su mejor amiga, Apolo no tiene muchas esperanzas pero contará con bastante ayuda, además de los ya conocidos Leo y Calipso, los habitantes de la Estación de Paso: Josephine y Hemítea le proporcionarán su ayuda. Su misión consistirá en encontrar la Cueva de Trofonio y el Trono de la Memoria, además de evitar que el Nuevo Hércules haga de Indianápolis su nuevo hogar y realice un enorme sacrificio. 

Retomamos la historia de Apolo, nuestro peculiar narrador quien a pesar de haber cambiado mucho en el último libro sigue siendo algo egocéntrico y cobarde aunque por sus amigos es capaz de hacer cualquier cosa (aunque no es algo que él admitiría en voz alta).

De nuevo deberá aceptar la ayuda de los demás, aunque esta vez valorará más los sacrificios y entenderá un poco mejor lo que es ser humano.

En este libro no vuelve a salir el Campamento Mestizo, pero la importancia de Thalia, Leo y Calipso, además de algunos otros guiños y la sorpresa especial del final, hace que no se eche de menos. Rick procura que sigamos sintiendo la esencia de los libros de Percy Jackson pero sin que nos parezca repetitivo.

Hay como siempre partes muy divertidas, títulos hilariantes, bonitos mensajes y mucha, mucha, mucha representación. GRACIAS RICK. Me ha encantado la pareja que hacen Josephine y Hemítea y el hecho de que hubieran adoptado una hija. La normalización que hace Rick en la literatura incluyendo personajes de todo tipo es algo que nunca me dejará de fascinar y que siempre se lo agradeceré, porque es realmente refrescante.

Respecto a la trama, además de más incógnitas e intrigas, aprendemos más sobre los emperadores romanos y se crea una gran expectación por el siguiente libro. Conocemos más de los oráculos y otras historias relacionadas con Apolo.

Algo que me está gustando muchísimo es toda la evolución que está sufriendo Apolo: está creciendo mucho interiormente; igual que Percy en la primera saga iba creciendo y evolucionando, Apolo igual, aunque de una manera distinta.

De los personajes no os voy a contar mucho más porque quiero que los descubráis vosotros mismos porque son maravillosos y de verdad que Jo y Emmie son estupendas.

Meg vuelve a aparecer pero no os digo nada de ella para no hacer spoilers, solo decir que es mi hija adoptadísima y que quiere un montón a Melocotones.


El ritmo es muy rápido como siempre, y aún no he encontrado un libro de Rick que no me haga reír y se me pase volando. Me enganchó un montón y como iba leyéndolo entre cambios de clase me costaba dejarlo cuando entraba el profesor.

En general, La Profecía Oscura nos muestra a un Apolo más humano y menos vanidoso, con nuevos guiños y apariciones especiales, más aventuras y personajes maravillosos. Otra entrega divertida y que deja con ganas de más.







11 comentarios :

  1. La mitología no me termina de apasionar, así que con estos libros no me animo.
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  2. Hello!
    Coincido en lo que dices, mantiene el ritmo y vemos en Apolo que va madurando, aunque a veces le siga costando ponerse delante :P
    Meg tiene algo que me gusta y al mismo tiempo tengo la sensacion de que sigue escondiendo algo, no sé. A ver que nos depara Riordan.

    Saludos^^

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! ^^
    Leí el primer libro hace bastante tiempo ya (el año pasado), y me gustó bastante, pero no tengo prisa por leer este. Es que justo ahora estoy leyendo la trilogía "Las Crónicas de Kane", también de Rick Riordan, así que hasta que no la termine no creo que lea este libro. No quiero que se me mezclen los personajes xD.

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! No he leído nada de este personaje todavía y lo cierto es que por ahora no me llama mucho pese a que todos lo recomendáis un montón. Un besote :)

    ResponderEliminar
  5. Hola! No he leído nada aun de este autor y eso que sus libros me llaman bastante la atención. Quiero empezar pronto con él y si me gusta su forma de escribir tengo claro que lo seguiré leyendo hasta llegar a estos personajes, jejeje.
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Sé lo mucho que te gusta este autor, así que me alegra montones ver que le diste un 5 y que lo disfrutaste ♥
    Yo, por mi parte, todavía no lo he leído y no sé si lo haré.

    Un besote!

    ResponderEliminar
  7. Sin duda, el trabajo que ha hecho este autor consiguiendo enganchar a los jóvenes a la literatura, incluyendo personajes tan variados y además enseñando mitología, es admirable. Leí los de Percy y me divertí mucho. No me he animado con los otros porque me parece que usa un esquema muy repetitivo (aunque dices que no), aunque quizás en un futuro le dé una oportunidad.

    Un saludo,
    Laura.

    ResponderEliminar
  8. Hola! Me alegro de que hayas disfrutado de la lectura y que el autor te haga reír con sus libros ♥ A mi no me termina de llamar así que lo dejo pasar

    Saludos desde Carpe Librum Seize The Book

    ResponderEliminar
  9. Holaa, qué bonito que te esté gustando tanto la saga con el buen Apolo, la verdad es que es un dios muy gracioso y me encanta cómo escribe Rick, así que seguramente esta segunda parte es igual de hilarante, ya a la menor oportunidad me pondré con él, ah, y me encanta la inclusión que hace Rick, es genial, entre eso y la mitología me tiene pegada a sus páginas por toda la eternidad ja, ja. Ah, y que te vaya muy bien en la uni :D
    ¡Beesos! :3

    ResponderEliminar
  10. Hola guapa!!!
    Madre mía, por fin vengo a comentar a tu blog, no tengo perdón, pero es que todavía no me han arreglado el Internet y funciona cuando le da la gana :(
    Ya sabes que todavía no me he animado con los libros de este autor, pero está en mi lista esperando su turno, lo que no sé es cuándo le llegará :P
    Gracias por la reseña!!
    Besos :33

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola!

    Leí todo muy por encima, porque hace poco empece a leerlo (y lo abandoné,pero terminando mi lectura actual lo retomaré) y no quiero spoilearme con algo. Me alegro de que a ti te haya gustado, yo el primero lo disfruté muchísimo y espero que esta segunda parte no me decepcione.

    Besos ♥

    ResponderEliminar